BIENVENIDO!!!

La Iglesia Episcopal Diócesis de Panamá le da la bienvenida a su blog. Aquí podrá enterarse de los últimos acontecimientos que suceden a nivel nacional e internacional. Tenemos artículos que contienen archivos que pueden ser descargados y utilizados para su reproducción. Esperamos que disfrute este pequeños espacio. Dios lo Bendiga.

sábado, 20 de abril de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 21 de abril, Domingo de Pascua / Easter Day, April 21

Miren, yo voy a crear un cielo nuevo y una tierra nueva. Lo pasado quedar. olvidado, nadie se volverá a acordar de ello. Llénense de gozo y alegría para siempre por lo que voy a crear.
—Isaías 65:17-18a


En todo el mundo, la gente cristiana descubre hoy “un cielo nuevo y una tierra nueva”. La promesa de renovación y renacimiento que la Pascua anuncia me llega de manera especial. En la agencia Episcopal de Alivio y Desarrollo tratamos de ayudar a comunidades a que se conviertan en los sitios que Dios imagina: Sitios de gozo. Sitios de esperanza. Sitios de santuario. Sitios donde todas las hijas e hijos de Dios tengan vida abundante. Tratamos de hacer que cada mañana sea la mañana de Pascua.

Al ayudar a las Niñas y los Niños a que crezcan y se desarrollen con salud, hacemos que alcancen el potencial que Dios les dio. Al trabajar con líderes religiosos para reducir la violencia hacia Mujeres, niñas y niños en sus comunidades, les traemos sanación y reconciliación.

Al fortalecer comunidades que enfrentan desastres naturales desatados por el Cambio Climático, creamos comunidades más vigorosas y resistentes. Al trabajar juntos para transformar el mundo, cada mañana puede ser la mañana de Pascua. 
Aleluya! Cristo ha resucitado.
Es verdad! El Señor ha resucitado. .Aleluya!



—Robert W. Radtke




For I am about to create new heavens and a new earth; the former things shall not be remembered or come to mind. But be glad and rejoice forever in what I am creating.
—Isaiah 65:17-18


All around the world today, Christians are waking up to “new heavens and a new earth.” Easter’s promise of renewal and rebirth has special resonance for me. At Episcopal Relief & Development we try to help communities become the places that God imagines they should be. Places of joy. Places of hope. Places of sanctuary. Places where the abundant life is open to all of God’s children. We try to make every morning an Easter morning.


By helping Children reach vital health and developmental milestones, we ensure that they can reach their God-given potential. By working with faith leaders to reduce violence against Women and children in their communities, we bring healing and reconciliation.

By strengthening communities to face the mounting natural disasters brought about by our changing Climate, we build resilience. By working together for lasting change every morning can be Easter morning.
Alleluia. Christ is risen.
The Lord is risen indeed. Alleluia.

—Robert W. Radtke

lunes, 15 de abril de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 15 de abril / Lenten Meditations: April 15th

¡Me retuerzo de dolor! .El corazón me palpita con violencia! .Estoy inquieto, no puedo callarme! He escuchado un toque de trompeta, un griterío de guerra. Llegan noticias de continuos desastres; todo el país esté en ruinas. De repente han sido destruidos mis campamentos, han quedado deshechas mis tiendas de campaña.
—Jeremías 4:19-20


Jeremías es como aquella persona que acaba de leer el periódico o mirar las noticias, y ve un desastre tras otro. Jeremías se sobresalta y siente la ruina ajena como si fuera la suya propia. Al ver las noticias de último momento, muchos de nosotros tenemos la misma reacción.

Es asombroso ver el constante del sufrimiento humano que en gran parte causamos nosotros mismos. Uno desearía simplemente darle la espalda, pero nada parece calmarnos. Jeremías no puede darles la espalda ni guardar silencio.

Nuestra conexión espiritual con la creación y con los demás puede quebrantar ese silencio. Durante Cuaresma, el Espíritu Santo gime dentro de nosotros junto con la creación toda.
Su quejido nos conduce a un desierto profundo, a buscar la reconciliación. En ese desierto caminamos con Jesús.

Aprendemos que un acto pequeño tiene el poder de destrozar el silencio, pues testifica que la voz de Dios nos llama a la unidad y al amor reconciliador.


—Karen Montagno



My anguish, my anguish! I writhe in pain! Oh, the walls of my heart! My heart is beating wildly; I cannot keep silent; for I hear the sound of the trumpet, the alarm of war. Disaster overtakes disaster, the whole land is laid waste. Suddenly my tents are destroyed, my curtains in a moment.
—Jeremiah 4:19-20

Jeremiah is like a person who has just read the newspaper or watched the evening news. One disaster builds upon another. His heart races. He feels the ruin as if it were his own. Reading the latest news, many of us have the same reaction.

The continual pace of human suffering, much of it caused by our own hands, is staggering. One might be tempted to simply turn away. Nothing seems to quiet the pounding of our hearts.
Jeremiah can’t turn away. He cannot be silent. Spiritual connection to creation and each other will disturb our silence. During Lent, the Spirit groans within us along with
creation. Its groans drive us deep into human wilderness in search of reconciliation. In the wilderness, we walk with Jesus.

We learn the power of one small act to shatter silence—in witness to the truth of God’s voice calling us to wholeness and reconciling love.


—Karen Montagno

jueves, 28 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 28 de marzo / Lenten Meditations: march 28th

Por tanto, en gozosa obediencia a tu Hijo, traemos a su comunión a los que, por fe, se acercan a él, bautizándolos en el Nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo
—El Libro de Oración Común

El pueblo lakota de Dakota del Sur celebra una ceremonia llamada “hunka”. Es una ceremonia de adopción que declara que uno se ha convertido en hermano, hija, nieto, o cualquier otro parentesco imaginable. Estas adopciones dan el mismo valor que el ser miembros de una familia biológica. Los lakotas son muy devotos a la familia y no distinguen entre parentescos cercanos y lejanos. Cuando alguien adopta a otra persona como hermano mediante esta ceremonia, las dos familias quedan unidas como si fuesen una.

Nosotros tenemos la misma actitud hacia el sacramento de bautismo que los lakotas tienen hacia esa ceremonia. Cuando nos bautizamos, Jesús nos adopta. Él es ahora nuestro hermano mayor y el padre de Jesús es ahora nuestro padre. Y la conexión es aún más profunda: Todos los parientes de Jesús son ahora nuestros parientes. Esto incluye a todas las cristianas y cristianos—incluso aquellos con los que estamos en desacuerdo.
Puede haber discordia y tensiones en todas las familias, pero en la familia de Dios se nos llama a todos a hacer las paces y dar amor, aunque sea muy difícil. Juntos, como familia, podemos obrar por la paz y el amor de Dios.


—Paul Sneve




Therefore in joyful obedience to your Son, we bring into his fellowship those who come to him in faith, baptizing them in the Name of the Father, and of the Son, and of the Holy Spirit.
—The Book of Common Prayer

There is a tradition among the Lakota People of South Dakota called the “Hunka” ceremony. Hunka is used as an adoption rite, a public acknowledgment that one has become a brother, a daughter, grandson or just about any form of family relation one can imagine. These adoptions are viewed in the same way as biological family members. The Lakota exercise great devotion to family and make no distinction between close or distant relations. When an individual adopts someone as a brother through the Hunka ceremony, both families become joined as one.

It should come as no surprise that we approach the sacrament of baptism the same way as the Hunka. Jesus adopts the baptismal candidate, becoming our elder brother, and Jesus’ father becomes our father. The new connection goes much deeper: Now all of Jesus’ relatives become our relatives. This includes all Christians – including all of those with whom we may disagree. There may be discord and tensions in all families, but within God’s
family, we are called to make peace and to give love no matter how difficult. Together as a family, we can work toward God’s peace and love.

—Paul Sneve

martes, 26 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 26 de marzo / Lenten Meditations: march 26th

Más bien, profesando la verdad en el amor, debemos crecer en todo hacia Cristo, que es la cabeza del cuerpo. Y por Cristo el cuerpo entero se ajusta y se liga bien mediante la unión entre sí de todas sus partes; y cuando cada parte funciona bien, todo va creciendo y edificándose en amor.
—Efesios 4:15-16


Todos los que tienen un poco de interés espiritual parecen estar diciendo: “soy espiritual pero no religioso”. Sabemos lo que quieren decir: que disfrutan de un sentido más puro de lo sagrado cuando no se sienten atrapados y frustrados con los mecanismos y estructuras (y algunas veces, el aburrimiento) que las instituciones conllevan.

Pero una espiritualidad buena siempre incluye tanto el cuerpo como el alma. Nuestro cuerpo realmente lleva un alma. Y los cuerpos necesitan huesos, músculos y ligamentos; nuestros cuerpos necesitan mecanismos—de los más grandes hasta los más pequeños. Así es lo que indica Efesios 4:16, que el Cuerpo de Cristo está unido e integrado cuando cada ligamento cumple su función.

En su raíz, la palabra “religión” incluye el significado de ligar o “volver a atar juntos”. Una buena religión, en consecuencia, es la que intenta mantener juntos los pedazos críticos de nuestra espiritualidad.

Oremos por la Iglesia hoy. Oremos por la Iglesia como un cuerpo viviente que realmente sí necesita estructuras y ligamentos, desde los más grandes hasta los más pequeños. Ese cuerpo realmente encarna a nuestra alma, que es el Cristo viviente.


—Sam Candler



But speaking the truth in love, we must grow up in every way into him who is the head, into Christ, from whom the whole body, joined and knitted together by every ligament with which it is equipped, as each part is working properly, promotes the body’s growth in building itself up in love.
—Ephesians 4:15-16


I know, I know. Anybody of any spiritual interest at all seems to be saying, “I am spiritual but not religious.” We know what they mean, that they enjoy a purer sense of the holy when they are not trapped and frustrated by the mechanics and structure and sometimes sheer boredom of institutional life.

But good spirituality is always about the body as well as the soul. Our bodies really do carry soul. And bodies need bones and muscles and ligaments; our bodies need mechanics. From the greatest to the least. So it is that Ephesians 4:16 indicates that the Body of Christ is joined and knit together by every ligament doing its part.

The root meaning of the word “religion” includes the root meaning of ligament, “to tie back together.” Good religion, then, is about tying and holding together the critical pieces of our spirituality.

Pray for the Church today. Pray for the Church as a living body, which really does need structures and ligaments, from the greatest to the least. That body really does carry the living Christ, our Soul.

—Sam Candler

sábado, 16 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 16 de marzo / Lenten Meditations: march 16

No se les ocurra pensar: “Toda esta riqueza la hemos ganado con nuestro propio esfuerzo.”
—Deuteronomio 8:17

Nuestra capacidad de engañarnos a nosotros mismos es asombrosa. Es tan fácil imaginarnos que nuestro éxito resulta de nuestros esfuerzos, nuestra destreza, y nuestro arduo trabajo. El libro Deuteronomio nos recuerda que esto es un autoengaño profundo. Cada momento de nuestra vida es un don, un regalo de Dios. El aire que respiramos y el suelo sobre el que caminamos son todos regalos. Cualquier éxito que disfrutamos se hace posible por el Creador y Sostenedor de todos nosotros—el Dios de nuestro Señor Jesucristo.

Cuando las cosas nos salen mal, nos volvemos muy conscientes de Dios y queremos su ayuda desesperadamente. El Deuteronomio dirige nuestra atención a la ironía profunda de
que cuando las cosas nos van realmente bien, empezamos a pensar que podemos vivir sin Dios. Debemos aprender a estar agradecidos por nuestro éxito y compartir ese éxito con los demás.

Convirtamos el día de hoy en un día de gratitud y recordemos compartir nuestras bendiciones con los demás.


—Ian Markham





Do not say to yourself, “My power and the might of my own hand have gained me this wealth.”
—Deuteronomy 8:17

Our human capacity to delude ourselves is amazing. It is so easy to imagine that it is our efforts, our skills, and our hard work that lie behind our success. Deuteronomy provides a blunt reminder that this is a deep self-deception. Every moment of living is a gift from God. The air we breathe and the ground on which we walk are all gifts. Any success we enjoy is made possible by the enabler and sustainer of us all—the God of our Lord Jesus Christ.

When things are going badly, we find ourselves very conscious of God. We desperately want God’s help. Deuteronomy draws our attention to the deep irony that when things are going really well, we start thinking that we can live without God. Instead, we should learn to be grateful for our success and share that success with others.

Let us turn today into a day of gratitude and remember to share our blessings with others.

—Ian Markham

miércoles, 13 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 13 de marzo / Lenten Meditations: march 13

—15—
Miércoles 13 de marzo
Señor, .Cuando te vimos con hambre?
—Mateo 25:37


Donde yo vivo, sacamos los bebederos para los colibríes el primer día de abril. Mezclamos cuatro partes de agua y una de azúcar, un cóctel rico en energía para esos diminutos pajaritos que queman tantas calorías en un día. Si no vienen el 1º de abril, al menos
sabemos que pronto llegarán. Mi objetivo es hacer de nuestro jardín un paraíso para los colibríes, con tantas flores y bebederos como pueda reunir.

Lo curioso es que ellos no siempre quieren vivir en el paraíso. Aunque hay mucha comida para todos, los colibríes se pelean para mantener a otros fuera del patio. A veces pienso que prefieren pelearse por la comida que comerla.

Son como nosotros: mucha abundancia, pero poco deseo de compartir, acaparando lo que no se necesita y negándoselo a otros que sí lo necesitan. Fuimos hechos a imagen de Dios, es cierto, pero también somos como los animales.

Esa doble naturaleza, con un lado egoísta, es obvia; no tanto lo son nuestros esfuerzos por superarla, por ser generosos. Pero somos más que nuestros peores defectos y a veces nos unimos para ministrar a los que sufren. Todas las comunidades de fe se consagran a ese impulso de servir al necesitado; el versículo de hoy sugiere que, más que ninguna otra cosa, ese impulso es fundamental para nuestra vida de fe.


—Barbara Cawthorne Crafton


Lord, when was it that we saw you hungry?
—Matthew 25:37

The first day of April is when we put out our hummingbird feeders where I live. Four parts water to one part sugar is the mixture, a rich energy cocktail for those tiny bodies that burn through so many calories in a day. If they don’t come on April 1—and they
usually don’t—we at least know they’ll be along soon. It’s my goal to make our backyard a hummingbird paradise, with as many flowers and feeders as I can muster back there.

Funny thing though, the hummers don’t always want to live in paradise. Though there is plenty of food to go around—believe me when I tell you!—the hummingbirds fight to keep one another out of the yard. Sometimes I think they would rather fight over food than eat it.

They are like us: plenty to go around, but they won’t share. Hoarding what they don’t need and denying it to others who do need it. In the image of God we are made, it’s true, but we are also like the animals.

Our dual nature is easy to spot—the selfish part is obvious. Less so are the steps we take to overcome it, the generosity we muster when we are at our best. But we are more than our worst faults: Human beings band together to minister to the suffering, sometimes. All faith communities enshrine that impulse, and the scripture passage we reflect on today suggests that it, more than anything else, is central to our life in faith.


—Barbara Cawthorne Crafton


martes, 12 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 12 de marzo / Lenten Meditations: march 12

Bendice estos alimentos para nuestro uso y .sanos en tu amoroso y fiel servicio.
—Adaptado de El Libro de Oración Común


Cuando yo era niña, mi familia solía preparar festines como se acostumbra en los Países Bajos, con mariscos y verduras que se cocinan lentamente a lo largo de todo un día.
Esa comida se hacía con el trabajo de nuestras manos, desde los mariscos capturados por mi abuelo, hasta las verduras picadas por mis tías y la gran olla de cocción que mi primo y yo revolvíamos.

La oración que mi padre pronuncia en las reuniones familiares siempre me llegaba más en estas comidas en particular; “usábamos” estas comidas no solo para alimentar nuestros cuerpos, sino que alimentaba aún más nuestras relaciones mutuas.

El viaje que hacemos juntos en nuestras comunidades de fe durante la Cuaresma me recuerda ese día de preparación y cocción. Tratamos de vivir como seguidores de Jesús,
trabajamos juntos, nos reímos mucho, y a veces hay enojos o tensiones. Y también esperamos, al final de ese día, o de este tiempo de Cuaresma, o de toda la vida, una celebración maravillosa de la abundancia que brinda el amor.


—Nicole Seiferth




Bless this food to our use and us to thy loving and faithful service.
—The Book of Common Prayer, adapted

When I was a child, I remember my family holding several Low Country boils: a feast of seafood and vegetables, slowly cooked together.

That meal was the work of all our hands—from the seafood caught by my grandfather, to the vegetables chopped by my aunts, to the giant, simmering pot stirred by my cousin and me.


The blessing my father prays at family gatherings always resonated most strongly with me at this particular meal. The “use” of this food was more than the nourishment of our bodies—it was the nourishment of our relationships with one another.

The journey we take together in our faith communities during Lent and beyond reminds me of that day of preparation and cooking. As we try to live as followers of Jesus, we work hard together, we laugh a lot, and we have a little (and sometimes more than a little) tension with one another. And we also anticipate—at the end of that day or season or lifetime—a wonderful celebration of abundance wrought ultimately by love.
—Nicole Seiferth

sábado, 9 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 9 de marzo / Lenten Meditations: march 9

Bendito sea el Dios de nuestra salvación: que toma nuestras cargas y perdona nuestros pecados.
—La Aclamación de Apertura durante la Cuaresma,
Enriqueciendo nuestra adoración 1



Aparentemente enajenarnos o alienarnos es parte de la condición humana--parte de lo que recibimos junto con la memoria, la razón y la destreza. Es ese sentido persistente que estamos solas o solos en este desorden y nadie, pero nadie, nos acompañará.

Pero a la enajenación le sigue la fe: la fe de que, aunque nuestros colegas, amigos, y familia nos fallen (y a veces lo hacen), hay alguien, algo más grande que nosotros, que no nos fallará.

A la fe le sigue la gratitud. No tenemos que estar solos. Cuando nos ocurre un desastre, o enfermedad, o pérdida de trabajo, tenemos un defensor que nos ayuda a sostener las cargas. Cuando fallamos, tenemos un defensor que nos perdona y nos anima a que la próxima vez hagamos las cosas mejor.

Claire Joy






Blessed be the God of our salvation: Who bears our burdens and forgives our sins.
—Opening Acclamation during Lent,
Enriching Our Worship 1

Alienation.
Apparently it’s part of the human condition…part of the mixed bag we get along with memory, reason and skill. It’s that nagging sense that we’re all alone in this mess and nobody, but nobody, will be there for us.

Faith comes next. Faith, that even if our colleagues, friends and family fail us (and they sometimes will), there is someone, something bigger than we are, who will not.

Gratitude follows faith. We don’t have to bear it alone. We don’t have to do it alone. When disaster strikes, or illness, or loss of work, we have an advocate who bears our burdens with us. When we have botched the job, we have an advocate who forgives us and encourages us to do better the next time.

Claire Joy



miércoles, 6 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma: 7 de marzo / Lenten Meditations: march 7

Reconozcan, pues, que el Se.or su Dios es el Dios verdadero, que cumple fielmente su alianza generación tras generación, para con los que le aman y cumplen sus mandamientos.
—Deuteronomio 7:9


La experiencia del desierto moldeó al pueblo de Israel en una comunidad que estaba definida de acuerdo al pacto eterno de Dios. Las huellas de la Cuaresma nos llevan con Jesús mientras el Espíritu de Dios lo conduce a un profundo desierto. Es un tiempo y lugar de prueba y preparación para la vida en el Nuevo Pacto. La vida en el Nuevo Pacto, amando a Dios a través del amor hacia nuestro prójimo, es el trabajo del ministerio.

En el centro de este viaje se encuentra la pregunta planteada por el Pacto Bautismal. ¿Buscaremos y serviremos a Cristo en todas las personas? Los pasos son la reflexión, el juicio, el arrepentimiento, el perdón, la reconciliación y finalmente la salvación.

La Cuaresma es un tiempo para reflexionar sobre las tentaciones que nos alejarían de aquellas acciones que preservan la dignidad humana. El sendero nos lleva directo al encuentro con aquellas personas que sufren pobreza, han sido desplazadas y están enfermas. Es un sendero de justicia que nos lleva directo al corazón de Dios. ¿De qué maneras sirves y buscas a Cristo?


—Karen Montagno






Know therefore that the Lord your God is God, the faithful God who maintains covenant loyalty with those who love him and keep his commandments, to a thousand generations.
—Deuteronomy 7:9


The wilderness experience forged the people of Israel into a community shaped by God’s everlasting covenant. The footsteps of Lent take us with Jesus as he is led by the Spirit of God into the depths of the wilderness. It is a time and place of testing and preparation for covenant life. Covenant life, loving God through loving our neighbor, is the work of ministry.

At the heart of this journey is a question posed by the Baptismal Covenant. Will we seek and serve Christ in all persons? The footsteps are reflection, judgment, repentance, forgiveness, reconciliation and ultimately salvation.

Lent is a time to reflect on the temptations that lead us away from acts that preserve human dignity. The path leads us straight into encounter with those who are in poverty, displaced and sick. It is a path of justice that leads to the heart of God. In what ways do you serve and seek Christ?
—Karen Montagno

martes, 5 de marzo de 2019

Meditaciones de Cuaresma / Lenten Meditations: Miércoles de Cenizas / Ash Wednesday

Omnipotente Dios, concede que cuantos confesamos tu Nombre estemos unidos en tu verdad, vivamos unánimes en tu amor y manifestemos tu gloria en el mundo.
El Libro de Oración Común


La Cuaresma empieza y termina con dos ocasiones notables: Hoy, Miércoles de Cenizas, se nos recuerda que Dios nos ama aunque seamos polvo; y al final de la Cuaresma celebraremos el poder del amor de Dios para transformar este mundo. La Pascua nos recuerda que ni siquiera la muerte nos puede mantener separados del amor incondicional de Dios. Durante esta Cuaresma, a medida que seguimos los pasos de Jesús, descubrimos nuestra meta verdadera: Encarnar el amor que Dios le tiene al mundo.

También sabemos que este recorrido con Jesús no será sencillo. Seguimos a Jesús al Viernes Santo y a la cruz. Habrá dificultades y tropiezos, pero no estamos solos. Como hijas e hijos de Dios, compartimos un vínculo único. Con Jesús, somos miembros de la amada familia de Dios.

Dios vino entre nosotros encarnado en Jesús para mostrarnos cómo ser más que simples miembros de la raza humana. Vino para mostrarnos cómo cumplir el sueño de Dios, su propósito, y su plan para con nosotros y toda la creación.

Durante la Cuaresma, solemos adoptar devociones especiales; para algunos se trata de privarse de algo que nos ata al mundo; para otras podría ser una disciplina o práctica espiritual; elijamos algo que nos ayude a participar en el movimiento del amor de Dios en este mundo, siguiendo los pasos de Jesús y amándonos mutuamente.

—Michael Bruce Curry


——————————————————————————————————————————————————

Grant, Almighty God, that all who confess your Name may be united in your truth, live together in your love, and reveal your glory in the world.
The Book of Common Prayer

Lent has two quite remarkable bookends. On Ash Wednesday, we are reminded that we are dust and that God loves us even in our dustiness. At the end of this season, we will celebrate the power that God’s love has to transform this world. Easter reminds us that not even death can keep us from God’s unconditional love. As we follow in the footsteps of Jesus this Lent, we know that living out God’s love for the world is our ultimate goal.


We also know that this walk with Jesus won’t be easy. Following Jesus takes us through Good Friday and the cross. There will be struggles; there will be times when we stumble, but we are not alone. We are bound to one another as children of God. We share with Jesus in God’s beloved family.

God came among us in the person of Jesus to show us how to be more than simply the human race. He came to show us how to realize God’s dream, God’s purpose, God’s plan for us and for all creation.

Whatever devotion you practice this season of Lent, either giving up something that ties you to this world or taking on a spiritual task or discipline, let it be something that helps you participate in the movement of God’s love in this world, following in the footsteps of Jesus and loving one another.

—Michael Bruce Curry

lunes, 4 de febrero de 2019

Conferencia Global sobre la Fraternidad Humana


Abu Dabhi - UEA

Desde la fundación de los Emiratos Árabes en Diciembre de 1971, han prestado especial atención a los temas de diálogo, tolerancia, fraternidad y paz. También han ofrecido un modelo al mundo,  aplicando estos valores a través de la coexistencia y tolerancia entre varias culturas, razas y expresiones de FE que conviven en el mundo. 

Bajo el auspicio de los Emiratos Árabes, se reunirán en Abu Dabhi, capital de los Emiratos, los días 3 y 4 de Febrero 2019, reconocidos líderes religiosos de alrededor del mundo para la “Conferencia Global de Fraternidad Humana”. Líderes religiosos, intelectuales prominentes, personalidades de los medios de comunicación, todos de varias regiones del mundo se hacen presente en la conferencia, con el objetivo de alcanzar una gestión de cooperación mutua y así llegar a la realización de la meta final: fraternidad humana.

Los tres temas a desarrollar son los siguientes:
·      Principios de la Fraternidad Humana
·      Desafíos que enfrenta la humanidad para alcanzar la Fraternidad Humana
·      Responsabilidad en Común para alcanzar la Fraternidad Humana

Este evento es histórico, pues se lleva a cabo por primera vez en una nación musulmana:Abu Dahbi. Aquí se ha creado algo nuevo, un Ministerio de la Tolerancia y la felicidad, con leyes y políticas públicas y han declarado el 2019 como el Año de la Tolerancia.  Este tema, definido desde la cultura en los Emiratos Árabes, significa la reunión de diferentes expresiones religiosas para la construcción de una fraternidad en la familia humana.  Es una invitación a que regresemos a las raíces y enseñanzas de nuestras tradiciones de FE. 

El dialogar entre nosotros no será suficiente. Se espera que los líderes  den un testimonio de respeto y unidad como testimonio a seguir.  Por ejemplo: Ser mejores judíos, mejores musulmanes, mejores cristianos, mejores budistas, etc.  y así el mundo será un mejor lugar, donde el ser humano viva con dignidad y respeto unos por otros.

A la Conferencia Global sobre la Fraternidad Humana ha sido invitado a participar Su Gracia Julio E. Murray, Primado de la Iglesia Anglicana de la Región Central de América, Obispo de la Iglesia Anglicana-Episcopal de Panamá, presidente del Comité Ecuménico de Panamá  por su valiosa labor en la defensa y promotor de soluciones y propuestas integrales en la defensa de NNA.

La conferencia concluirá con una reunión histórica de dos líderes prominentes en el mundo de hoy: Su Eminencia Dr. Ahmed El-Tayed, Gran Imán de Al-Azhar Al-Sharif y director del Consejo de Ancianos Musulmanes y su Santidad el Papa Francisco, Líder de la Iglesia Católica de Roma.

Esta Conferencia es un paso más en la dirección correcta para dar testimonio real de participación de diversos lideres religiosos del mundo a favor de una causa común: la Fraternidad Humana.  Estaremos pendientes de los resultados de este evento tan importante.