BIENVENIDO!!!

La Iglesia Episcopal Diócesis de Panamá le da la bienvenida a su blog. Aquí podrá enterarse de los últimos acontecimientos que suceden a nivel nacional e internacional. Tenemos artículos que contienen archivos que pueden ser descargados y utilizados para su reproducción. Esperamos que disfrute este pequeños espacio. Dios lo Bendiga.

lunes, 19 de marzo de 2018

Meditaciones para la Cuaresma, Lunes 19 de marzo de 2018


Porque tú creaste mis entrañas; me tejiste en el vientre de mi madre. Te daré gracias, porque maravillosamente he sido formado; admirables son tus obras, y bien lo sé.
—Salmo 139:12-13


Cuando nace un bebé, lo consideramos un milagro. A veces usamos un lenguaje infantil, de tono agudo, mientras nos deleitamos en el don de la vida. Pero, ¿seguimos maravillándonos cuando los niños crecen?. Mi esposa y yo tenemos tres hijos. El primero lo concebimos por fertilización in vitro después de años de esperar. Curiosamente, el segundo y el tercero vinieron más fácil. Con las dificultades que habíamos tenido, incluyendo abortos espontáneos, procedimos a celebrar cada embarazo de manera deliberada. Nos dijimos que atesoraríamos cada momento de la vida de nuestros hijos.

Pero a medida que nuestros hijos crecieron, y pasamos mucho tiempo ocupados con la escuela y otras actividades, estar presentes y maravillarnos en cada momento de sus vidas se ha vuelto difícil. Sin embargo, todo lo que nos costó tener hijos nos recuerda, como el Salmo 139, que todos somos una creación maravillosa de un Dios que nos conoce y ama. La vida es precaria, y lo mejor que podemos hacer es buscar en la vida diaria momentos de asombro y sorpresa. Celebramos los milagros que se manifiestan en la vida de nuestros hijos y de las niñas y niños en nuestras iglesias, escuelas y vecindarios. Valoremos los dones que los niños nos ofrecen a nosotros y al mundo.


—Francisco García

No hay comentarios:

Publicar un comentario