BIENVENIDO!!!

La Iglesia Episcopal Diócesis de Panamá le da la bienvenida a su blog. Aquí podrá enterarse de los últimos acontecimientos que suceden a nivel nacional e internacional. Tenemos artículos que contienen archivos que pueden ser descargados y utilizados para su reproducción. Esperamos que disfrute este pequeños espacio. Dios lo Bendiga.

sábado, 31 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Sábado Santo


31 de Marzo

Por eso, así como Cristo sufrió en su cuerpo, adopten también ustedes igual disposición. Pues el que ha sufrido en el cuerpo ha roto con el pecado,  para vivir el resto de su vida conforme a la voluntad de Dios y no conforme a los deseos humanos. 3 Por mucho tiempo hicieron ustedes las mismas cosas que hacen los paganos, pues vivían entonces en vicios, malos deseos, banquetes y borracheras, bebiendo con exceso y adorando ídolos abominables. Ahora, como ustedes ya no los acompañan en los excesos de su mala vida, ellos se extrañan y hablan mal de ustedes. Pero ellos tendrán que rendir cuentas ante aquel que está preparado para juzgar a los vivos y a los muertos. Pues aun a personas muertas se les anunció la buena noticia, para que pudieran vivir en el espíritu, según Dios, aunque en este mundo hubieran sido juzgados en el cuerpo, según los hombres.

Ya se acerca el fin de todas las cosas. Por eso, sean ustedes juiciosos y dedíquense seriamente a la oración. Haya sobre todo mucho amor entre ustedes, porque el amor perdona muchos pecados.
1 Pedro 4:1-8


En el primer capítulo de Marcos, versículos 12 -13 leemos lo siguiente: “Después de esto, el Espíritu llevó a Jesús al desierto. Allí estuvo cuarenta días viviendo entre las fieras y siendo puesto a prueba por Satanás;…”

Ante la eminencia de la celebración de la cuaresma es menester que cada uno de nosotros nos formulemos la siguiente pregunta: ¿Qué significado tiene para mí, la cuaresma? Al entrar en el proceso de buscar la respuesta estaremos realizando una auto-evaluación y un análisis de cómo ha sido mi vida hasta ahora.

Tal vez, para algunos de nosotros es el período del año en que hacemos el sacrificios de dejar de hacer algunas cosas que nos gusta; otros, dejar de comer las delicias que nos place; otros aún más, nos entregamos a algún acto de servicio. Y, la lista es larga del “sacrificio” que hacemos.

Terminado el período de cuaresma retornamos a nuestra vida normal sin ningún cambio o transformación, ni decisiones con respecto a cómo viviremos de ahí en adelante. En el caso de Jesús, Él emerge del desierto fortalecido con la convicción de llevar a cabo la misión que le fue encomendada por Dios.

Para Jesús, esos cuarenta días significaron el período en que fue templado (cual acero que es templado en el fuego) para ir y cumplir con su misión. Nosotros, como fieles discípulos, que hemos sido incorporados a su cuerpo por medio de nuestro bautismo y con eso tenemos el ejemplo a seguir. Nuestro Pacto Bautismal recoge la esencia de nuestro accionar en el mundo que nos rodea.

Debemos traer a colación lo que fue esa primera cuaresma; sacarle su significado y vivir con el ejemplo que nos da. Ello debe llevarnos a cumplir efectivamente con lo que hemos pactado y no pensar que tenemos que ofrecer sacrificios porque el sacrificio ya se ha ofrecido y Jesús es el sacrificio.

Al enfocarnos en la vivencia de esa primera cuaresma, hagámoslo siempre conscientes de nuestras respuesta a cada una de las preguntas hechas en nuestro Pacto Bautismal.

Así lo haré con el auxilio de Dios.”

Revdo. Walter E. Smith B.

viernes, 30 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Viernes Santo


30 de Marzo

«La alianza que haré con ellos después de aquellos días, será ésta, dice el Señor: Pondré mis leyes en su corazón y las escribiré en su mente. Y no me acordaré más de sus pecados y maldades.» Así pues, cuando los pecados han sido perdonados, ya no hay necesidad de más ofrendas por el pecado. Hermanos, ahora podemos entrar con toda libertad en el santuario gracias a la sangre de Jesús, siguiendo el nuevo camino de vida que él nos abrió a través del velo, es decir, a través de su propio cuerpo.  Tenemos un gran sacerdote al frente de la casa de Dios. Por eso, acerquémonos a Dios con corazón sincero y con una fe completamente segura, limpios nuestros corazones de mala conciencia y lavados nuestros cuerpos con agua pura. Mantengámonos firmes, sin dudar, en la esperanza de la fe que profesamos, porque Dios cumplirá la promesa que nos ha hecho. 

Busquemos la manera de ayudarnos unos a otros a tener más amor y a hacer el bien. No dejemos de asistir a nuestras reuniones, como hacen algunos, sino animémonos unos a otros; y tanto más cuanto que vemos que el día del Señor se acerca.

En nuestra labor pastoral predico lo que siento y este texto nos dice claramente “Y no me acordaré más de sus pecados y maldades”.  Hoy es viernes santos y Jesús dio su vida en la cruz precisamente para perdonar nuestros pecados, todo este sacrificio de Jesús solo vale la pena cuando yo me siento perdonado por su amor, y su gracia que no merecemos pero que nos ha regalado.
Hebreos 10:16-25


El perdón de nuestros pecados fue pagado con un precio de sangre; derramado en el camino del calvario y que terminó en la cruz. Por ello es importante recordar que nuestro Jesús al instituir la Eucaristía nos lo recuerda cada vez que la celebramos “Sangre del nuevo pacto que será derramada por ustedes para el PERDÓN DE LOS PECADOS.

Cierro con una historia, Una señora mayor llegaba donde el Padre a la Iglesia y le decía he hablado con Dios. Durante varios domingos. El Padre cansado de oír lo mismo le dijo a la Anciana la próxima vez que hables con Dios pregúntale cuales son mis pecados. Él siguiente domingo con cara de burla el sacerdote preguntó y te dijo Dios cuales son mis pecados y ella le respondió: me dijo que él no se acuerda de tus pecados porque te los ha perdonado.

En conclusión no te tortures recordando tus pecados porque desde el momento en que le pides perdón a Dios por ellos ya te son perdonados porque el pagó en un viernes santo un precio de sangre para que te sientas perdonado y amado por Dios. Y eso es lo que siento en mi vida.

Rev. Francisco Hernández

jueves, 29 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Jueves 29 de marzo de 2018


29 de Marzo 

                           
Porque yo recibí esta tradición dejada por el Señor, y que yo a mi vez les transmití: Que la misma noche que el Señor Jesús fue traicionado, tomó en sus manos pan y, después de dar gracias a Dios, lo partió y dijo: «Esto es mi cuerpo, que muere en favor de ustedes. Hagan esto en memoria de mí.» Así también, después de la cena, tomó en sus manos la copa y dijo: «Esta copa es la nueva alianza confirmada con mi sangre. Cada vez que beban, háganlo en memoria de mí.» De manera que, hasta que venga el Señor, ustedes proclaman su muerte cada vez que comen de este pan y beben de esta copa.
1 Corintios 11: 23-26


El pan ha sido de suma importancia en la existencia del hombre. En el origen (Génesis 3:19) donde el hombre desobedeció a Dios comiendo el fruto prohibido en el Jardín del Edén, Dios le promete la muerte al instante, pero luego le hace ropa para cubrir su desnudez y le dice que comerá pan del sudor de su frente. Cada vez que el hombre va a nutrirse, en el pan se acordara del gran Jehová  Dios quien nunca lo abandonó. Las ofrendas que Dios le exigía a su pueblo tenia pan en su contenido y hasta les dictaba la medida exacta que debía tener cada uno de los ingredientes. El pan entonces trasciende con el hombre a lo largo de su vida y sus aventuras, el pan es sagrado.

En los versículos asignados para esta tarea, me llamó la atención la connotación negativa en que Pablo introduce los versos a los Corintios (la noche en que Jesús fue traicionado) a pesar de lo valioso positivo del mensaje cual es (este es mi cuerpo entregado a favor de ustedes). Por qué no lo introdujo como: “En la última cena que CELEBRO Jesús con sus discípulos”???
Creo que esta manera de introducir no ayuda a convencer a un no creyente del verdadero propósito de la institución de la Cena de Nuestro Señor.
   
Al considerar el propósito de la Cena del Señor, nos preguntamos: '¿por qué se instituyó la Cena del Señor?' Y lo que encontramos en este pasaje es al menos dos razones principales, la primera de las cuales es, 'hacer esto en recuerdo de mí ". Una de las razones principales de por qué debemos participar en la Cena del Señor es porque nos recuerda a nuestro Señor y de todo lo que Él ha hecho por nosotros. Una de las cosas que encontramos en el Antiguo Testamento es que el pueblo de Israel olvidó a su Dios. Esta Cena es una gran ayuda para mantener al Señor Jesucristo, y todo lo que Él ha hecho fresco en nuestras mentes. Pero es más que eso: le da a cada cristiano la oportunidad de reflexionar sobre lo que el Señor Jesucristo ha hecho personalmente por él. Hay una realización que debe hacerse, que lo que el Señor Jesucristo hizo en el Calvario tiene un significado especial para mí / usted individualmente, y para nosotros como iglesia juntos.

Debemos pensar en todo esto, recordando las bendiciones que Cristo ha adquirido para nosotros en Su sacrificio. La implicación práctica de esto es que tenemos que enfocar nuestras mentes en las grandes verdades de la Escritura concernientes al Señor Jesucristo, y de lo que enseñan acerca de nuestro lugar delante del Señor cuando nos reunimos para la Cena. Pero hay un propósito adicional para la Cena del Señor: 'Cuantas veces coman este pan y beban esta copa, manifestarán la muerte del Señor hasta que venga (11:26)'. A través del simbolismo y la participación frecuente en la Cena del Señor, simbólicamente proclamamos la muerte del Señor para todos. Este evento le dice al mundo que hay un significado real para nosotros personalmente en la vida y muerte del Señor Jesucristo, y que ellos también deben considerar su significado. La Cena del Señor no es para satisfacer la desesperación del hambre y la sed, no es para reunirse para interactuar socialmente, sino para dar testimonio de nuestra gratitud por el Señor Jesucristo, y para dar testimonio de la realidad y el significado continuo del evangelio no solo en nuestras propias vidas, sino para el mundo en general.

Lo que de hecho estamos haciendo es predicar simbólicamente el evangelio a todos los incrédulos que observan nuestra celebración de la Cena del Señor, y esta Iglesia continuará haciendo hasta el fin de este mundo, y hasta que Cristo regrese. Y esto es algo que debe ser muy cuidadoso por el tipo de mensaje que enviamos. Recuerda estas cosas cuando venimos a la Cena del Señor, y mientras consideramos este pasaje en el futuro.

Que el Señor nos capacite para mantener esta gracia, para alabanza de su nombre y misericordia gloriosa del Evangelio.

Rev. Nelson Stevens Edwards B.

lunes, 26 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Lunes 26 de maro de 2018


 26 de marzo 2018

Este es mi siervo, a quien sostengo, mi escogido, en quien me deleito; sobre él he puesto mi Espíritu y llevará justicia a las naciones.  No clamará, ni gritará, ni alzará su voz por las calles.  No acabará de romper la caña quebrada, ni apagará la mecha que apenas arde.  Con fidelidad hará justicia; no vacilará ni se desanimará hasta implantar la justicia en la tierra.  
Las costas lejanas esperan su ley.  Así dice Dios, el Señor, el que creó y desplegó los cielos; el que expandió la tierra y todo lo que ella produce; el que da aliento al pueblo que la habita, y vida a los que en ella se mueven:  Yo, el Señor, te he llamado en justicia; te he tomado de la mano.  Yo te formé, yo te constituí como pacto para el pueblo, como luz para las naciones, para abrir los ojos de los ciegos, para librar de la cárcel a los presos y del calabozo a los que habitan en tinieblas.  Yo soy el Señor; ¡ese es mi nombre!  No entrego a otros mi gloria, ni mi alabanza a los ídolos.  Las cosas pasadas se han cumplido y ahora anuncio cosas nuevas;  ¡las anuncio antes que sucedan!.
Isaías 42: 1-9


Durante mis años residiendo en los Estados Unidos serví en el ministerio y siempre estuve en relación con mi Señor y Salvador Jesucristo. Un día, mientras servía en una iglesia con casi novecientos miembros y dos servicios cada domingo por la mañana, me preguntaba qué estaba tramando Dios en mi vida cuando escuché una voz suave decir "regresa a Panamá y sirve a mi gente". Esa voz fue mi confirmación, ya que sabía que quería regresar a Panamá después de la jubilación. Algunos años después, Dios me bendijo para que me retirara a una edad temprana y regrese a Panamá.  Sabía que quería ser obediente al servir al pueblo de Dios e incluso pensé que sería dueño de un autobús para transportar a los ancianos que caminaban a la iglesia desde sus hogares en la comunidad.

Hoy en día, la mayoría de esas personas mayores ya no pueden caminar a la iglesia y usan dispositivos asistidos para una ambulación segura. Utilizo mi vehículo personal para transportar a los ancianos de la comunidad y a cualquier persona que necesita ir a los servicios religiosos los domingos o cualquier otro evento relacionado con la iglesia. Dios me bendijo con un auto (no un autobús, como yo pensaba) y puedo responder a su llamado para servir a su gente. Mis días de servir en una gran iglesia ahora son cosas del pasado, Dios me ha colocado justo donde Él sabía que más me necesitaban.  Le doy gracias a Dios por cada día que puedo servir a su pueblo y dar la bienvenida a nuevos días mientras me prepara para servir a niveles mucho más grandes de lo que jamás podría imaginar. Como Ministra Laica puedo asistir en el altar, pero como líder nata, estoy comprometida a servir en cualquier capacidad, siempre y cuando Dios me las anuncie.

Gracias a Dios por Su Gracia y Misericordia, los gemelos que me mantienen enraizada.

Bendiciones!

Celia Martin Tomlinson

domingo, 25 de marzo de 2018

Mensaje del Obispo, Semana Santa del 2018



“El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; pero al tercer día resucitará” Mateo 17:22-23

La Semana Santa inicia con el Domingo de Ramos, donde recordamos la entrada de Jesús a Jerusalén con gritos de júbilo y Hosannas sin cesar; el mismo lugar donde más tarde en la semana sufre y es víctima de la traición, la negación y el abandono por parte de los discípulos y en las manos del poder religioso y político del momento que confabulan para su muerte.  Jesús se entrega voluntariamente y cumple obediente los planes de su Padre: “…no mi voluntad Padre, sino la tuya” Mateo 26:36.

Jesús demuestra mucha fortaleza y coraje al entrar por las puertas de Jerusalén los días cerca de la Pascua Judía; porque en estos días se vivía una gran tensión política.  Había un marcado sentimiento por la independencia judía producto de la memoria del pueblo de Israel que fue liberado de la esclavitud en Egipto 1200 años más temprano.  Este pensamiento se convierte en un nuevo detonante en la búsqueda de una nueva liberación del yugo de los Romanos.   La entrada de Jesús a Jerusalén, los gritos de Hosanna, que significa, ‘SALVANOS YA!!!’, levantó mucha sospecha tanto en los gobernantes de la época; líderes religiosos y líderes políticos, judíos y romanos. Su entrada de triunfo levantó, aún más alto, el desafío de su Reinado de justicia sobre un reinado de opresión.

Es necesario detenernos para hacer una reflexión, en Jerusalén en tiempos de Jesús se vivía una fuerte tensión política, frente a esta Semana Santa y en la realidad de nuestro querido Panamá, vivimos bajo una tensión similar:

1.- Vemos con preocupación la división antagónica de los tres órganos del Estado.  Cada órgano inmerso en una serie de señalamientos de faltas que no les permite ejecutar con eficiencia el papel que le corresponde.  No hay voluntad política para enfocarnos en las cosas que necesita el pueblo panameño. Parece que los intereses personales o partidistas ocupan el lugar de preferencia en la lista de tareas que cumplir.  No basta con sólo proclamar la democracia,  hay que hacer que se convierta en realidad en las acciones que beneficien el bien común en nuestro país.

2.- Nos preocupa  la falta de voluntad y capacidad para acompañar el clamor por justicia que hacen nuestros hermanos y hermanas en Colón.  Ante las demostraciones en las calles se impuso el clima de robo y el saqueo de los que no les importa resolver los problemas, sino buscan responder a intereses egoístas.
Pueblo de Colón: No pierdas de vista el foco del problema: Organízate y haz valer tu voz en las mesas temáticas y de negociación.  Es importante saber ¿cuáles son los planes que van a beneficiar al pueblo de Colón?, que tiene que vivir con la falta de educación, falta de salud, falta de oportunidades para promover la VIDA.  Es hora de sacudirse de “STATUS QUO” del acomodo y del paternalismo.  Hay que dar lugar a la creatividad de soluciones y el compromiso de participar juntos en la trasformación que requiere toda la provincia.

3.- Nos preocupa que ante los hechos de violencia y abusos contra la niñez, nuestro país Panamá, todavía no tiene un Sistema de Protección para los Niños, niñas y adolescentes para su defensa y desarrollo.  Hace falta voluntad por parte de nuestros líderes en la toma de decisiones que permitan a la nueva generación de líderes un desarrollo integral y sostenido.

4.- Nos preocupa que justo en el mes de la conmemoración del día Internacional de la Mujer, se sigan dando sonados casos de violencia y muerte donde las mujeres panameñas, indígenas, campesinas, afro-descendientes, latinas, jóvenes profesionales, entre otras; y no hay una respuesta clara ante el clamor y los gritos que ensordecen.  La lista de preocupaciones que atentan contra la vida , es larga: la corrupción, el cuidado del medio ambiente, la falta de producción de comida para el pueblo, la pobreza, discriminación y racismo, falta de seguridad y desarrollo humano.


El dinamismo de la Fe cristiana está en la centralidad de la Cruz y la Resurrección.  El designio de Dios puesto de manifiesto en la Vida de Jesús, en su pasión, muerte y resurrección  trasciende todas las ideas, sistemas y esquemas humanos.  La cruz, instrumento de insultos, de castigo, de dolor y muerte vergonzosa impuesta por los hombres, ahora tiene un nuevo significado. La cruz es el remedio del mismo Dios para la tragedia humana.  Cuando Jesús lanza el grito final en la cruz, el velo del Templo se rasgó de arriba hacia abajo. Por la cruz se abre ahora el camino hacia Dios por parte de toda la humanidad. Por tanto, el velo rasgado es el signo que pone fin a los sacrificios del Templo como un medio para acceder a Dios.


Su Rvdma. Julio Murray Th.
Obispo Iglesia Episcopal de Panamá

sábado, 24 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Sábado 24 de marzo de 2018


24 de Marzo

Mi vida está en tus manos; ¡líbrame de mis enemigos, que me persiguen!  Mira con bondad a este siervo tuyo, y sálvame, por tu amor.
A ti clamo, Señor; ¡no me hundas en la vergüenza! ¡Hunde en la vergüenza a los malvados; húndelos en el silencio del sepulcro! Queden en silencio los labios mentirosos, que hablan con burla y desprecio, y ofenden al hombre honrado. ¡Qué grande es tu bondad para aquellos que te honran! La guardas como un tesoro y, a la vista de los hombres, la repartes a quienes confían en ti. Con la protección de tu presencia los libras de los planes malvados del hombre; bajo tu techo los proteges de los insultos de sus enemigos. Bendito sea el Señor, que con su amor hizo grandes cosas por mí en momentos de angustia.
En mi inquietud llegué a pensar que me habías echado de tu presencia; pero cuando te pedí ayuda, tú escuchaste mis gritos. Amen al Señor, todos sus fieles. El Señor cuida de los sinceros, pero a los altaneros les da con creces su merecido. Den ánimo y valor a sus corazones
todos los que confían en el Señor.
Salmo 31:15-24



Quiero iniciar presentándome me llamo Vilma Elizabeth Prescott Díaz, actualmente soy miembro de la Iglesia Episcopal San Juan.

Diría que tengo muchas ocasiones que he sentido que he estado conectada con Dios, pero haré referencia a una experiencia muy especial, cuando yo casi estuve con Dios por lo menos de una semana a dos que no supe de mí.

Puedo hablar por referencia que he recibido, ya que desde el día 14 de marzo de 2017 estuve fuera de mi cuerpo por lo menos 2 semanas, perdí el sentido en mi casa y fui trasladada al hospital, durante este recorrido no fui consciente ya que me cuentan que estuve en urgencias, luego trasladada a cuidados intensivos por realmente no sé cuántos días y finalmente a una habitación donde inicie a tener noción de que había ingresado a un hospital, desde el día que entre hasta el día que salí transcurrieron 22 días.

Ya estando en la habitación fue cuando comencé a escuchar todo lo que me decían y la cantidad de personas que llamaban a mi casa, y uno que otros que me pudieron visitar porque las visitas eran restringidas.
Diré que el diagnostico era una trombosis en el pie izquierdo, son palabras que uno escucha, pero no le ponemos atención por desconocer la enfermedad.
Para concluir realmente quiero darles las gracias a mis hijos Priscilla, Jackzy y Carlos y a mis nietas Indira y Angelly y a mi yerno Jairo, que no sé cuántas veces lloraron, pensado que no volverían a verme en pie.

Siento que soy muestra de un vivo milagro de nuestro Señor Jesucristo y me honra tener la oportunidad de poder narrar esta experiencia de estar conectada a Dios, de no ser así no creo que se hubiese podido dar este milagro de vida, yo se que Dios tiene un propósito para mi y yo me comprometo a cumplir con su propósito en mi vida.

Bendiciones para todos…

Vilma Prescott

jueves, 22 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Jueves 22 de marzo de 2018


22 de marzo

 »Sucede también con el reino de los cielos como con la red que se echa al mar y recoge toda clase de pescado.  Cuando la red se llena, los pescadores la sacan a la playa, donde se sientan a escoger el pescado; guardan el bueno en canastas y tiran el malo.  Así también sucederá al fin del mundo: saldrán los ángeles para separar a los malos de los buenos,  y echarán a los malos en el horno de fuego. Entonces vendrán el llanto y la desesperación.»
 Jesús preguntó: — ¿Entienden ustedes todo esto?—Sí —contestaron ellos.
Entonces Jesús les dijo: —Cuando un maestro de la ley se instruye acerca del reino de los cielos, se parece al dueño de una casa, que de lo que tiene guardado sabe sacar cosas nuevas y cosas viejas.
Mateo 13:47-52



Hace un par de años fui invitado por la Renovación Carismática Católica a ministrar en un Predi-Concierto en Springfield Massachussetts y mientras predicaba y cantaba sobre la Misericordia de Dios, de repente siento el deseo de acercarme a un hermano que estaba sentado solo en la última banca del templo, un hermano con mirada al suelo y lleno de tatuajes. Me acerqué y le dije “levanta la cabeza que Dios te dice hoy que no escondas los tatuajes ya que ellos son la señal de donde Él te ha sacado para testificar a las naciones mostrándolos”. Este hermano no paraba de llorar y seguí ministrando.

Después de la jornada, se me acercó el coordinador de la Renovación Carismática y me contó que a este hermano que me acerqué, participaba en las asambleas que ellos hacían semanales pero un grupo de hermanos lo echaron de la Iglesia por sus tatuajes ya que decían que esos tatuajes eran un mal testimonio para los demás.

Después de esta experiencia, este hermano regresó a la Iglesia y hoy día es líder de grupo en su comunidad eclesial.

Reflexionando esta experiencia e insertándolo al Evangelio de hoy, me pregunto cómo Iglesia: Qué criterios tenemos para descartar y decidir cuáles son los peces buenos y los peces malos? A este hermano la Iglesia lo recogió al echar las redes por medio del evangelismo, pero lastimosamente por sus tatuajes fue descartado y estigmatizado como un pez malo; pero Dios lo rescató y lo restauró como lo que es, un Hijo Amado por Dios.

Anda y haz tú lo mismo.

Eduardo Adames

miércoles, 21 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Miércoles 21 de Marzo de 2018


March 21

And he came down with them and stood on a stretch of level ground. A great crowd of his disciples and a large number of the people from all Judea and Jerusalem and the coastal region of Tyre and Sidon came to hear him and to be healed of their diseases; and even those who were tormented by unclean spirits were cured. Everyone in the crowd sought to touch him because power came forth from him and healed them all. And raising his eyes toward his disciples he said: “Blessed are you who are poor, for the kingdom of God is yours. Blessed are you who are now hungry, for you will be satisfied. Blessed are you who are now weeping, for you will laugh. Blessed are you when people hate you, and when they exclude and insult you, and denounce your name as evil on account of the Son of Man.
Rejoice and leap for joy on that day! Behold, your reward will be great in heaven. For their ancestors treated the prophets in the same way.”
Luke 6:17-23



Neither Lection Divine nor Contemplative Prayer produced the results we twelve women learned to expect from having the Anglican nuns lead us in reading and studying the scripture at the Convent of the Sisterhood of St. John the Divine in Toronto. Instead of achieving “interior silence,” as the nuns encouraged us... I felt the crowd described by Luke, Jesus being among those of many nations, languages, and cultures pressing upon each other and this reminded me of “The Peace.” A liturgical moment, when we draw close whether in Panama, Canada, or the USA, so that everyone in the congregation feels HIS peace, a time for us to offer HIS cure – love. Blessed are you who were weeping, for several people offered The Peace and made you smile or laugh.

A public invitation – followed by a personal nudge – to partake of After-Service refreshments: the savory smell of coffee and tea, or the delectable egg salad on crackers, sandwiches, cookies, or cake – are such wondrous expressions of love. Blessed are those who are early, right on-time, or who got stuck in traffic – hungry, but leaving the gathering feeling satisfied from hearing the inspirational Word, partaking of Holy Communion, admiring the harmonious voices of the choir and congregation, the friendly chatter in Spanish, English, French, Cantonese and Mandarin and the loving petitions and reminders, to do what Jesus petitioned us to do: to feed the hungry, pray for the sick, to make a phone call to the shut-in, or to give our talents to the building of HIS kingdom.

Who is poor for having missed these experiences? It is these gatherings in our Anglican Communion, at home or abroad, which provide strength, inspiration and courage – who could I invite to join in my blessings?

May the Holy Spirit continue to move and guide me to be a more faithful and committed Daughter. So blessed by HIS loving care, and kindness, and mercy, I thank you Almighty, that You so loved the world You gave us your only begotten Son... (John 3:16). That as Your Son went to the Cross HE was our perfect model: “There is no fear in love, but perfect love drives out fear because fear has to do with punishment, and so one who fears is not yet perfect in love.” (1John 4:18) But You were perfect in your love for us, going to the Cross for us. I praise you. I thank you. I adore YOU because by Your Cross you redeemed the world. Amen.


Toni Williams-Sanchez, FHS

For His Sake – my commitment to PRAYER, SERVICE, and EVANGELISM – rests in HIS inspiring WORD.

lunes, 19 de marzo de 2018

Meditaciones para la Cuaresma, Lunes 19 de marzo de 2018


Porque tú creaste mis entrañas; me tejiste en el vientre de mi madre. Te daré gracias, porque maravillosamente he sido formado; admirables son tus obras, y bien lo sé.
—Salmo 139:12-13


Cuando nace un bebé, lo consideramos un milagro. A veces usamos un lenguaje infantil, de tono agudo, mientras nos deleitamos en el don de la vida. Pero, ¿seguimos maravillándonos cuando los niños crecen?. Mi esposa y yo tenemos tres hijos. El primero lo concebimos por fertilización in vitro después de años de esperar. Curiosamente, el segundo y el tercero vinieron más fácil. Con las dificultades que habíamos tenido, incluyendo abortos espontáneos, procedimos a celebrar cada embarazo de manera deliberada. Nos dijimos que atesoraríamos cada momento de la vida de nuestros hijos.

Pero a medida que nuestros hijos crecieron, y pasamos mucho tiempo ocupados con la escuela y otras actividades, estar presentes y maravillarnos en cada momento de sus vidas se ha vuelto difícil. Sin embargo, todo lo que nos costó tener hijos nos recuerda, como el Salmo 139, que todos somos una creación maravillosa de un Dios que nos conoce y ama. La vida es precaria, y lo mejor que podemos hacer es buscar en la vida diaria momentos de asombro y sorpresa. Celebramos los milagros que se manifiestan en la vida de nuestros hijos y de las niñas y niños en nuestras iglesias, escuelas y vecindarios. Valoremos los dones que los niños nos ofrecen a nosotros y al mundo.


—Francisco García

sábado, 17 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Sábado 17 de marzo de 2018


17 de Marzo

 Así pues, los once discípulos se fueron a Galilea, al cerro que Jesús les había indicado. Y cuando vieron a Jesús, lo adoraron, aunque algunos dudaban.  Jesús se acercó a ellos y les dijo: —Dios me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y enséñenles a obedecer todo lo que les he mandado a ustedes. Por mi parte, yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo.
Mateo 28:16-20



Cuando tenía 7 años me gustaba ir todas las tardes a jugar con la vecina, a eso de las cinco nos reuníamos en el portal de su casa y mientras su padre nos leía pasajes bíblicos nosotras disfrutábamos haciéndole preguntas e imaginándonos todas las cosas que nos leía. El papá de mi vecina siempre me decía “tienes que ir al culto, allá será más interesante escucharlo, porque será en la casa de Dios”. Así que al llegar a mi casa le contaba a mi papá todo lo que había escuchado y le insistía para que me dejara ir al culto con mis vecinos o que me llevara a la iglesia pero él siempre me decía que eso no era importante, que si quería saber sobre Dios me sentará a leer la biblia.


Pasaron 5 años y uno de mis tíos paternos falleció, nos reunimos como familia para su despedida. Mi tía  (la esposa del que había fallecido) y mis primas siguieron asistiendo a la iglesia, yo iba con ellas esporádicamente ya que aún mi papá tenía la ideología de que leer la biblia en casa era mejor. Al poco tiempo abrieron en la iglesia las clases bíblicas para hacer la comunión, yo quería asistir, así que hable con mi tía y le dije que me ayudara a convencer a mi papá para que me dejara ir a misa y así aprender más sobre Dios, ella así lo hizo. Mi padre accedió e incluso me sorprendió cuando me dijo que él también iría. Desde ese entonces nos congregamos todos los domingos allí.

De esto aprendí que muchas veces la muerte de un ser querido es una de las cosas más dolorosas que puede experimentar un ser humano, nos enfocamos tanto en ese dolor que no vemos que detrás de todo lo que estamos sufriendo pueden pasar cosas positivas, como por ejemplo la unificación de la familia que muchas veces se ve dispersa por diversos motivos (estudio, trabajo, etc), es en ese momento en el que nos sentimos tan solos, cuando empezamos a buscar a Dios.

Aileen Delgado.

viernes, 16 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Viernes 16 de marzo de 2018


16 de Marzo

Los ojos de Jehová están sobre los justos y atentos sus oídos al clamor de ellos. La ira de Jehová está contra los que hacen mal, para eliminar de la tierra la memoria de ellos. Claman los justos, y Jehová oye y los libra de todas sus angustias.
Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón y salva a los contritos de espíritu. Muchas son las aflicciones del justo, pero de todas ellas lo librará Jehová. Él guarda todos sus huesos; ni uno de ellos será quebrado. Matará al malo la maldad y los que aborrecen al justo serán condenados. Jehová redime el alma de sus siervos. ¡No serán condenados cuantos en él confían!
Salmos 34:15-22



A muy temprana edad, nuestros padres nos enseñan a caminar con Fe hasta el día que encontramos la gracia de Dios y empezamos a caminar por nuestra voluntad con la Fe de Dios sobre nuestros hombros. Sin embargo en realidad, ¿estamos preparados nosotros para realmente ser testigos de su gracia y de su Fe? Suena complicada la pregunta, incluso, suena bonito poder decir “soy testigo de la gracia de Dios”, pero, sabemos que rol nos dará el Espíritu Santo para que se cumpla su cometido?

Al leer la Biblia, ir a misa, oír el sermón y/o ser misionero refuerza nuestra Fe en Dios. Nos permite reflexionar y meditar en la importancia de la semilla de la Fe, incluso la importancia de plantar esa semilla en personas que nos encontramos a diario.

A pesar de las circunstancias que uno se pueda encontrar diariamente, la misión de Dios seguirá su trayectoria sin importar las eventualidades o casualidades inesperadas. Dios siempre está delante de nosotros presentado Su Plan con retos y desafíos que no son de nuestro parecer. Podemos hasta sentir que no estamos preparados para llevar la misión acabo y nos escondemos alarmados del desenlace que creemos saber, pero a la misma vez nos sentimos aliviados cuando al final no había nada de qué alarmarse. Esto sirve para asegurarnos una y otra vez que cualquier cosa que hagamos en el nombre de Dios nunca será pesado ya que Dios no nos da nada que no podamos soportar. Solo hay que tener Fe.

En varios puntos en la Biblia los grandes héroes no tienen un final feliz, ni una trayectoria personal y/o espiritual fácil. La mayoría de las veces, los pequeños héroes son personas corrientes que aparecen inesperadamente. Sin embargo, hay algo que tienen todos ellos en común, la Fe. Esa Fe que siempre se iba y venía, esa Fe que ocasionalmente le hacemos preguntas que cuestionan su veracidad. No obstante, toda persona que sigue a Dios y a Jesucristo tiene esa semilla de la Fe, solo que a veces no confiamos en la misma, aunque tantas veces nos ha probado su virtud. Todo es posible, solo hay que tener Fe.

Adela Owens



miércoles, 14 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Miércoles 14 de marzo de 2018


14 de Marzo 


Ciertamente les aseguro que el hijo no puede hacer nada por su propia cuenta, sino solamente lo que ve que su padre hace, porque cualquier cosa que hace el padre, la hace también el hijo. Pues el padre ama al hijo y le muestra todo lo que hace. Si y aun cosas más grandes que éstas le mostrará, que los dejará a ustedes asombrados. Porque así como el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da vida a quienes a él les place. Además el Padre no juzga a nadie,  sino que todo juicio lo ha delegado en el Hijo. Para que todos honren al Hijo como lo honran a él. El que se niega a honrar al Hijo no honra al Padre que lo envió.

Ciertamente les aseguro que el que oye mi palabra y cree al que me envió, tiene vida eterna y no era juzgado, sino que ha pasado de la muerte a la vida. Ciertamente les aseguro que ya viene la hora, y ha llegado ya, en que los muertos oirán la voz del Hijo de Dios, y los que la oigan vivirán. Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también ha concedido al Hijo tener vida en sí mismo, y le ha dado autoridad para juzgar, puesto que es el Hijo del hombre. No se asombren de esto, porque viene la hora en que todos los que están en los sepulcros oirán su voz, y saldrán de allí. Los que han hecho el bien resucitaran para tener vida, pero los que han practicado el mal resucitaran para ser juzgados.
Juan 5:19-29



Si Jesús siendo Todopoderoso, nunca hizo nada sin antes consultar y encomendarse al Padre Celestial. Mucho menos nosotros, hombres y mujeres débiles, pecadores, podremos hacer nada sin ponerlo en manos del Padre.

Muy temprano en la época de mi vida donde debía de tomar decisiones en la vida y formación de mis hijos, aprendí que “Debía  ser el ejemplo para mis hijos” y todas mis decisiones eran sometidas al escrutinio de mi Dios, antes de ejecutarlas. Y aunque en algunas ocasiones no estaba muy de acuerdo con su mandato, decidí obedecer. Y hoy día no me arrepiento de haber obedecido. Gracias Señor por estar conmigo siempre.

Melida P Blake

martes, 13 de marzo de 2018

Mensaje de Cuaresma, Martes 13 de marzo del 2018


13 de marzo 


»Cuando algún día sus hijos les pregunten: “¿Qué significan estos mandatos, leyes y decretos que nos ha ordenado el Señor nuestro Dios?”, ustedes les responderán: “Nosotros éramos esclavos del faraón, en Egipto, y el Señor nos sacó de allí con gran poder.  Nosotros vimos los grandes y terribles prodigios y las señales que el Señor realizó en Egipto contra el faraón y toda la casa real; pero a nosotros nos sacó de allí, y nos llevó al país que había prometido a nuestros antepasados, y nos lo dio. Después el Señor nuestro Dios nos mandó poner en práctica todos estos mandamientos y tenerle reverencia, para que nos vaya bien y para que él nos conserve la vida como hasta ahora. Y tendremos justicia cuando cumplamos cuidadosamente estos mandamientos ante el Señor nuestro Dios, tal como nos lo ha ordenado.”
Deuteronomio 6:20-25



Este texto Bíblico nos invita  como padres a encaminar  nuestros hijos en el discipulado. Mi experiencia personal  es precisamente esta. Fácil es para mí recordar que si hoy en día soy discípula de Cristo, esta experiencia nació  con el ejemplo que mi papá me dio. Mi padre fue lo que conocemos como un líder laico pastoral  en la comunidad donde crecí; él era el celebrante ya que el sacerdote visitaba la comunidad una vez al año.

Mis primeros pasos en la fe se dieron en mi hogar y en la participación activa de la familia en las celebraciones en presencia o ausencia de un sacerdote.  De igual manera como miembro de una familia sacerdotal en el acompañamiento de mi esposo como sacerdote hemos continuado nuestra labor haciendo discípulas a mis hijas. Mi tarea como madre ha sido guiar mis hijas por los caminos del Señor hasta hacerla discípulas de nuestro Dios. El seguir a Cristo y su mandato de amor ha llenado mi vida y la de familia de bendiciones tal y como señala el versículo 24 “para que nos vaya bien y para que él nos conserve la vida como hasta ahora”.


Lic. María E. Cedeño