BIENVENIDO!!!

La Iglesia Episcopal Diócesis de Panamá le da la bienvenida a su blog. Aquí podrá enterarse de los últimos acontecimientos que suceden a nivel nacional e internacional. Tenemos artículos que contienen archivos que pueden ser descargados y utilizados para su reproducción. Esperamos que disfrute este pequeños espacio. Dios lo Bendiga.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Mensaje de Cuaresma, Miércoles 28 de febrero del 2018

Miércoles 28 de febrero

La sabiduría construyó su casa, la adornó con siete columnas; mató animales para el banquete, preparó un vino especial, puso la mesa y envió a sus criadas a gritar desde lo alto de la ciudad: « ¡Vengan acá, jóvenes inexpertos!». Mandó a decir a los imprudentes: «Vengan a comer de mi pan y a beber del vino que he preparado. Dejen de ser imprudentes, y vivirán; condúzcanse como gente inteligente.»
    
Proverbios 9 1-6



Voy a la iglesia desde que tengo uso de razón y así seguí como me lo han inculcado mis padres. Cuando llegue a la edad de 16  años me preguntaba ¿por que asisto a la iglesia?, seguía asistiendo a las celebraciones sin obtener una respuesta o no se, sí no  captaba la respuesta,  fue entonces cuando empecé a asistir a las actividades del grupo de jóvenes PTY Episcopal Group ayudando y aprendiendo  con personas que aunque no tienen todo lo que gracias a Dios poseo, eran hasta más que felices con lo poco que le brindábamos haciendo que esa sonrisa y ese “gracias por venir”  se convirtiera en esa respuesta, también haciendo que me llenara tanto de alegría que quisiera seguir trabajando ayudando a los demás con lo poco o lo mucho que pudiera brindar.

Seguí asistiendo a la iglesia para enseñarles y  comunicarles a los jóvenes  lo maravilloso que era dar sin recibir algo material a cambio, que es gratificante y es más  que suficiente una sonrisa agradecida  o un abrazo como agradecimiento, además de cultivar una nueva amistad. Siempre dándole gracias a Dios por todo lo que nos brinda.



Melody Torres 

martes, 27 de febrero de 2018

Mensaje de Cuaresma, martes 27 de febrero 2018



27 de febrero
Ruego a los ancianos que están entre vosotros, yo anciano también con ellos, y testigo de los padecimientos de Cristo, que soy también participante de la gloria que será revelada: Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey.  Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria.
1 Pedro 5:1-4
Escuchar a Dios es la mejor decisión que puedes tomar en tu vida, talvez no sientas que te responde a tus inquietudes inmediatamente, pero con el diario vivir te das cuenta que Dios está presente en cada paso que das.
Tratar con seres humanos es uno de los trabajos más difíciles cada quien tiene sus problemas y siente que son más que los demas y que por ellos o por dinero o otras razones tienen derecho a tratar mal a los demas, en ese momento cuando recibes una grosería, mal trato sientes ganas de contestar igual o peor ,pero piensa en que Dios dijo ama a tu prójimo como a ti mismo entonces reflexiona y piensa en cada palabra que dirás pregúntate si de verdad te gustaría a ti que te trataran de esa manera.
Trata bien a los demas siempre sonríe, di buenos días y hazlo no porque la gente deba responderte, hazlo por la satisfacción personal de que con tus acciones demuestras que tienes a Dios en tu vida.

Eva

lunes, 26 de febrero de 2018

Mensaje de cuaresma , Lunes 26 de febrero de 2018



26 de febrero 

»Pero a ustedes que me escuchan les digo: Amen a sus enemigos, hagan bien a quienes los odian, bendigan a quienes los maldicen, oren por quienes los insultan.  Si alguien te pega en una mejilla, ofrécele también la otra; y si alguien te quita la capa, déjale que se lleve también tu camisa. A cualquiera que te pida algo, dáselo, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames. Hagan ustedes con los demás como quieren que los demás hagan con ustedes.
»Si ustedes aman solamente a quienes los aman a ustedes, ¿qué hacen de extraordinario? Hasta los pecadores se portan así. Y si hacen bien solamente a quienes les hacen bien a ustedes, ¿qué tiene eso de extraordinario? También los pecadores se portan así. Y si dan prestado sólo a aquellos de quienes piensan recibir algo, ¿qué hacen de extraordinario? También los pecadores se prestan unos a otros, esperando recibir unos de otros. Ustedes deben amar a sus enemigos, y hacer bien, y dar prestado sin esperar nada a cambio. Así será grande su recompensa, y ustedes serán hijos del Dios altísimo, que es también bondadoso con los desagradecidos y los malos.  Sean ustedes compasivos, como también su Padre es compasivo. »No juzguen a otros, y Dios no los juzgará a ustedes. No condenen a otros, y Dios no los condenará a ustedes. Perdonen, y Dios los perdonará. Den a otros, y Dios les dará a ustedes. Les dará en su bolsa una medida buena, apretada, sacudida y repleta. Con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les devolverá a ustedes.»
Lucas 6: 27- 38 


Había una vez un joven que llevaba una vida desenfrenada y no le importaba con nada ni con nadie ni le tenía temor a Dios y un día fue a un retiro y se encontró con Dios y al regresar a su casa le dijo a su papa que el quería ser un líder espiritual y su papa le dijo que hiciera una lista de lo que había hecho mal en otras personas y como la puerta de su casa era de madera que metiera un clavo por cada cosa que había hecho mal y con los días dejo de meter clavos. Se acercó a su padre y le dijo que ya había de lado de meter clavos y su papa le respondió: Ahora cada vez que ayudas a una persona saca un clavo hasta que los saco todos y luego el hijo le dice a su padre. Que hago con la huella de los clavos y su papa le responde eso que ahí como tu testimonio. 

Así es que tenemos que hacer, como este joven revisar nuestra vida en que estamos haciendo mal, para cambiar nuestra actitud y ayudarnos unos a otros en este proyecto del reino que es de todos y sabemos que contamos que con la ayuda de Dios , solo nos toca a cada uno estar dispuesto y disponible para hacer la obra de Señor. 
Para mí personalmente, puedo decir que el participar en campamentos, retiros y diferentes talleres han dejado muchas huellas en mi vida y le agradezco a Dios por todas esas oportunidades que me ha dado hasta hoy, Gracias.

Rev. Camilo Gill

domingo, 25 de febrero de 2018

Mensaje de Cuaresma- Domingo 25 de febrero 2018

25 de febrero de 2018

Jesús comenzó a enseñarles que el Hijo del hombre tendría que sufrir mucho, y que sería rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Les dijo que lo iban a matar, pero que resucitaría a los tres días. Esto se lo advirtió claramente. Entonces Pedro lo llevó aparte y comenzó a reprenderlo. Pero Jesús se volvió, miró a los discípulos y reprendió a Pedro, diciéndole: —¡Apártate de mí, Satanás! Tú no ves las cosas como las ve Dios, sino como las ven los hombres.
Luego Jesús llamó a sus discípulos y a la gente, y dijo: —Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía y por aceptar el evangelio, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde la vida? O también, ¿cuánto podrá pagar el hombre por su vida? Pues si alguno se avergüenza de mí y de mi mensaje delante de esta gente infiel y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga con la gloria de su Padre y con los santos ángeles.
Marcos 8:31-38


Solo cuando pasamos por una prueba bastante fuerte es que en realidad podemos decir o sentir que nos olvidamos de nosotros mismo, cargamos nuestra cruz y seguimos a Cristo.
Me ha tocado enfrentar esta realidad en varios momentos de mi vida y no cabe duda que se puede estar rodeada de personas, involucrada en proyectos importantes e igualmente sentirse SOLA. Solo cargar la cruz y seguir a Cristo parece ser la única opción en el momento.

Decirlo puede ser fácil, pero practicar el vivir como Él lo hizo, en estos tiempos para nada lo es. Por eso debemos buscar a Jesús con fe, nutrirnos de las escrituras y orar más. No es un camino fácil, pero con El todo es posible.

Jesús enfatiza en estas palabras para que todos las oigan y las tengan claras: “si alguno quiere ser discípulo mío, olvídense de sí mismo, cargue con su cruz y sígame”. No obliga a nadie a seguirlo, el seguimiento es libre, voluntario, pero si decidimos hacerlo tenemos que ser coherentes, ser responsables y serios con la decisión que tomemos.

Significa vivir implicados en la construcción de un mundo más justo, más humano y con más amor y paz.


Vanessa Abrahams