BIENVENIDO!!!

La Iglesia Episcopal Diócesis de Panamá le da la bienvenida a su blog. Aquí podrá enterarse de los últimos acontecimientos que suceden a nivel nacional e internacional. Tenemos artículos que contienen archivos que pueden ser descargados y utilizados para su reproducción. Esperamos que disfrute este pequeños espacio. Dios lo Bendiga.

domingo, 29 de junio de 2014

Rapidísimas, Junio 29 de 2014





Por Onell A. Soto, obisposoto@aol.com
La Ofrenda Unida de Acción de Gracias de la Iglesia Episcopal en Estados Unidos ha donado $51,759 (dólares) para las obras de construcción del Campamento Blankingship. Esta obra que ha tenido que esperar más de 50 años ha sufrido toda clase de demoras. El terreno del campamento está cerca de la antigua ciudad de Santa Clara en la parte central de la isla y es un tributo al ministerio y visión del obispo Alexander Hugo Blankingship que fue obispo de Cuba desde 1939 hasta 1961. El obispo falleció en 1975 en su natal Virginia.
Justin Welby, arzobispo de Cantórbery ha visitado al papa Francisco en Roma. Esta es su segunda visita en los últimos 18 meses. Ambos líderes están empeñados en acabar con la esclavitud moderna y el tráfico humano que afecta a millones de personas. Por otra parte, Francisco enfatizó que la libertad religiosa es fundamental para la vida del mundo. Añadió que la encíclica Dignitatis humanae del Concilio Vaticano II habla sobre el tema.
Todas las predicciones de violencia y malestar pronosticadas para la celebración de los juegos de la Copa Mundial fallaron. Los juegos se están celebrando con llenos totales y gran camaradería entre los miles de visitantes. Un ejemplo y una meta para nuestros políticos: "Se puede ser adversarios sin ser enemigos". Un jugador auxiliando a otro del equipo contrario es un ejemplo que será recordado por muchos años.
María Corina Machado, líder opositora al gobierno de Nicolás Maduro de Venezuela, sigue en pie de lucha pese a las amenazas físicas y verbales del oficialismo y la posibilidad de que vaya a la cárcel y no pueda salir del país. El gobierno la acusa de ser la instigadora de las recientes protestas estudiantiles que comenzaron en febrero y que le han costado la vida a 43 jóvenes. El 24 de junio la policía reprimió una manifestación en Valencia, estado Carabobo, con un saldo de 24 heridos. Según informes de prensa María Corina tiene dos millones de seguidores en Twitter. "Estoy convencida de que triunfaremos", dijo recientemente.
Tras ganar el concurso The Voice Italia, en sus primeras declaraciones a la prensa, Sor Cristina Scuccia, la popular monja cantante de 25 años de edad, afirmó que ahora "vuelvo a mis prioridades que son Jesús y la oración".
Algunos observadores de la escena política de Washington dicen que la legislación sobre la reforma integral de la inmigración "está muerta" mientras que el legislador Luis Gutiérrez del estado de Illinois, asegura que el tema es tan importante para la vida de la nación que seguirá adelante "pese a sus detractores".
Acaba de salir a la venta la novela Tiempo de Canallas del escritor y periodista cubano Carlos Alberto Montaner. El autor recoge pasajes ocultos de la Guerra Fría en una tumultuosa relación de amor. Según el periódico Diario Las Américas "además de amor e intrigas hay lecciones de historia" hasta ahora desconocidas.
La concentración de niños de Guatemala, Honduras y El Salvador, sin documentos, en la frontera sur de Estados Unidos se ha convertido en una tragedia humanitaria. Ya el número de niños pasa de los 100,000 a pesar de que el gobierno norteamericano ha dicho que esos niños serán admitidos temporalmente pero que más tarde serán enviados a sus lugares de origen. Varias organizaciones cristianas han respondido con alimentos ropas y calor humano. El gobierno ha alojado a muchos niños en una base naval y se espera que su permanencia allí sea entre 90 y 120 días. "Nuestra fe nos llama con urgencia", dice el pastor de una iglesia.
El Tribunal Superior de Justicia de Chaco, Argentina, resolvió rechazar recursos contra una sentencia de segunda instancia, el derecho a la propiedad comunitaria indígena. Con este nuevo fallo el tribunal volvió a garantizar la plena vigencia del derecho de los pueblos indígenas a la propiedad comunitaria de sus territorios.
Líderes religiosos en Los Ángeles se ha reunido recientemente para orar por la paz en el Medio Oriente siguiendo el ejemplo del papa Francisco. El párroco de la Iglesia de Santa Cruz en el sur de Los Ángeles les recordó a todos los presentes que "la tierra es una y todos los hijos de Abraham judíos, cristianos y musulmanes que oramos juntos somos hermanos e hijos de un mismo Dios".
Un sínodo de la Iglesia Anglicana en Japón decidió "condenar fuertemente" cualquier manifestación de racismo y decidió erradicar "crímenes de odio, discursos ofensivos y luchar por una sociedad verdaderamente multicultural". El sínodo decidió criticar los poderes del Estado por no aprobar legislación adecuada para hacerle frente a esos problemas.
MANDAMIENTO- "Amaos los unos a los otros".

viernes, 13 de junio de 2014

Festival de Acólitos 2014


La Parroquia Episcopal San Cristobal, les invita al Festival de Acólitos 2014.



jueves, 12 de junio de 2014

Mensaje Pastoral del Obispo para Pentecostes

SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS
Mensaje Pastoral +Julio E. Murray
Iglesia Episcopal de Panamá


“Y fueron todos llenos del Espíritu Santo”  Hechos 2:4


El domingo pasado celebramos la SOLEMNIDAD DE PENTECOSTÉS y llegamos así al final de los días de la Pascua de Resurrección.  Cincuenta días después parecen pocos para conocer, estudiar, y reflexionar sobre todas las historias que hablan de la aparición de Jesucristo, que ahora Resucitado, ánima a los discípulos con la promesa de que no estarán solos en esta nueva jornada y que tienen una misión que cumplir.



Fieles a las Escrituras leídas durante la Pascua, identificamos que la Resurrección no es un evento para explicar sino una verdad para creer.  La Resurrección no se puede describir en detalles y acciones, solamente están las escenas donde Jesús resucitado se hace presente con los discípulos, presente en el camino, presente tras las puertas que estaban cerradas por el miedo, la duda y más adelante por la persecución.

Nosotros somos pueblo de la Resurrección y por eso celebramos en domingo el día del Señor; donde escuchamos su Palabra, hacemos intercesión en la oración, ofrecemos nuestro talentos, mientras participamos en la Cena compartiendo los dones de pan y vino donde Jesús está presente en cuerpo y sangre; para  luego salir con gozo al mundo para dar testimonio de su amor y bondad y ser agentes de la constante transformación de la sociedad en que vivimos y participamos. 

Un ejemplo de ese testimonio y participación lo vivió el pueblo panameño que salió a las calles para las elecciones del 4 de Mayo. Somos un pueblo agradecido a Dios porque ante los rumores de violencia, propaganda sucia, mal uso de los recursos de estado, y desordenes públicos entre otros,  pudimos llevar a cabo este ejercicio de democracia en respeto y paz. Debemos seguir construyendo esta democracia participativa, y como Iglesia hacer nuestra contribución,  pues no basta con solo votar y entregar todo el trabajo de la cosa pública a los funcionarios gubernamentales. Debemos capacitarnos para seguir el voto y estar atentos para que los procesos de toma de decisión sean transparentes y que se tome en cuenta la voz del pueblo en especial en los lugares donde se toman decisiones en nuestro nombre. Hay que seguir orando por Panamá: para que las estructuras que promueven la injusticia y la desigualdad sean transformados; para que el crecimiento económico también sirva para dar respuesta a las necesidades de los que históricamente son los excluidos y marginados en el país y se promueva el desarrollo para muchos a lo largo y ancho de nuestro bello istmo, que es bendecido por Dios.

Seguimos en la preparación hacia Pentecostés tuvimos la oportunidad para re-leer pasajes que nos fueron guiando para reconocer el gran alcance del poder del Espíritu.  Pudimos identificar con claridad que el Espíritu de Dios estuvo activo sobre la creación poniendo en orden él caos. El Espíritu de Dios vino y estuvo sobre unos (1 Samuel 2:1-10) y animó a otros a que fueran fuertes y valientes y les prometió acompañarles dondequiera que fueran (Josué 1:1-9). El Espíritu de Dios es el que escribe en los corazones de los que fielmente quieren servir; construyendo y liberando a un pueblo escogido para establecer con ellos su Pacto (Jeremías 31:27-34).

Recordamos como Jesús pidió al Padre en Juan 14:16 que no dejara a los discípulos solos sino que les enviara  otro consolador, el Paracletos.  Es cierto que el Espíritu Santo trabaja en el mundo de forma misteriosa en la mayoría de los casos, más allá de nuestra imaginación (Lucas 1:34-35; Juan 3:8; Hechos 1:8; 2:16-21).

Pero en el texto de Juan 20:22, “Jesus sopló y le dijo a los discípulos: reciban el Espíritu Santo…” el autor del evangelio quiere que sepamos que al igual que Dios sopló vida dentro de Adán, primer ser humano, Jesús también sopló “dentro” de ellos su Espíritu. El poder del Espíritu no es una propiedad privada. No es como una carga eléctrica que pone en ‘shock’ a los discípulos. Tampoco es una fuente de poder que los discípulos llamaban para cualquier propósito.  El Espíritu Santo es poder dado y conectado con la tarea. La tarea de perdonar que fuera encomendada y empoderada.  El perdón ofrecido por parte de los discípulos será tan real como la acción de aquel que los envió: el Señor Jesús.  Sólo cuando se realice la tarea se revelará el poder del Espíritu.

En Hechos 2:4 Lucas nos dice: “Y fueron todos llenos del Espíritu Santo”. De esta forma fueron enviados como apóstoles, mensajeros que llevaron el mensaje de la Salvación a todos los confines de la tierra. La promesa se cumplió, el poder fue dado y de inmediato salieron a cumplir la tarea: “…y comenzaron a hablar”; y ¿de qué hablaban?: de las obras salvíficas de Jesús.  Los apóstoles eran los responsables de continuar el ministerio de Jesús, convirtiéndose en su voz, sus manos, sus pies. Esta también es tarea de la Iglesia. Pentecostés es la plenitud y la madurez de la Pascua; pues la noticia de la nueva  presencia de Jesús, es el mensaje que mueve a toda la Iglesia a que sea intérprete de la resurrección como evento salvífico, reconciliador y liberador.

El Espíritu Santo se identifica como la fuerza de Cristo que sigue presente en medio nuestro, como su agente en el cumplimiento de la tarea de la Misión. Esta premisa sostiene nuestro enfoque Misionológico, donde el Espíritu que  nos envía a hacer Misión también nos acompaña en la jornada.  Y por consiguiente el enfoque Pneumatológico, que reconoce que la Misión está esencialmente relacionada y tiene sus  bases en la Cristología,  donde la Salvación por medio de Jesucristo tiene relación directa con el poder del Espíritu. 

Somos pueblo de la resurrección y salimos a hacer Misión luego de haber compartido  en comunidad un vistazo de la promesa escatológica del Reino de Dios. La Misión como envío al mundo es el resultado y no el origen de ser la Iglesia. De aquí el término “La liturgia después de la Liturgia” acuñado por el Arzobispo Anastasio en su perspectiva Ortodoxa. 

Cuando hacemos la conexión del don y la tarea estamos recreando la Esperanza y fortaleciendo la FE. Sólo podemos tener FE de que la presencia del Espíritu está en los lugares y los momentos donde estemos haciendo la tarea que se nos encomendó: hagan discípulos, hagan Misión, seamos la Iglesia.

Nos reunimos para celebrar el Pentecostés, el mismo Espíritu Santo presente en la Iglesia y en nosotros.  Este domingo, después de Pentecostés, continuamos la celebración de la Misión de la Iglesia, estimulada y fortalecida por la acción del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo en  TRINIDAD.  El Espíritu Santo nos ha llevado a participar en una misión de amor que está en el corazón de la Trinidad.  No podrán encontrar en las Escrituras ninguna mención de la Trinidad, pero si podrán identificar con claridad la presencia del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. En los Credos también encontrarás declaraciones de nuestra creencia básica sobre la Encarnación y Dios en Trinidad.

La Fe que profesamos es ésta, como cita en el Quicunque Vult, comúnmente llamado Credo de San Atanasio:

“que adoramos un solo Dios en Trinidad, y Trinidad en Unidad, sin confundir las Personas, ni dividir la Substancia; Porque es una la Persona del Padre otra la del Hijo y otra la del Espíritu Santo.  Más la Divinidad del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo es toda una, igual la Gloria, coeterna la Majestad.
Así como es el Padre, así el Hijo, así el Espíritu Santo.”
(L.O.C. pág.758)

Creemos en un solo Dios, Padre: por ser el Creador del universo y todo lo que hay en él; y está íntimamente interesado en lo que ocurre en nuestra vida.

Creemos en un solo Señor, Jesucristo, Hijo único: Dios se encarna, o sea toma forma humana; vino y vivió como nosotros y en medio de nosotros, sufrió los mismos sufrimientos como nosotros, experimento los mismos sentimientos como nosotros, pero nunca cometió pecado. Nunca busco atención para él, siempre nos apuntó al Padre.

Creemos en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida: Dios presente con nosotros dando guía, dando consuelo, dando fuerza.  Poder activo que se vuelve íntimo en nuestras vidas.

En este tiempo litúrgico que consta de veintisiete domingos, junto con todos los días en medio, les exhorto a que llevemos a cabo los ejercicios de la II Marca de Misión: Enseñar, bautizar  y nutrir a los nuevos creyentes”. 

1.     Enseñar: ¿Cuándo se dan los momentos de enseñanza en la Iglesia? ¿Dónde se organizan y llevan a cabo los espacios de educación y formación de discípulos?  ¿Quién es el maestro(a)?  El modelo de Iglesia centrado en el Sacerdote o centrado sólo y el mantenimiento del edificio es una pérdida de oportunidad para la formación y la Diakonía. El llamado a enseñar también es para ser coherentes, pues no se puede predicar una cosa y practicar otra.  En este llamado estamos salvaguardando la integridad y el bienestar del pueblo de Dios. Pues es enseñar la verdad como nos fue revelada en la Palabra de Dios, rechazar los falsos maestros que hay en el mundo y en las Iglesias, corregir actitudes y aprender a vivir según la voluntad de Dios.
2.     Bautizar: “todos los que creen en nuestro Señor Jesucristo y han sido bautizados en el nombre de la Santa Trinidad son incorporados al cuerpo de Cristo y son miembros de la Iglesia”.   Esto significa que el Santo Bautismo es la iniciación completa, por medio del agua y el Espíritu Santo, en el Cuerpo de Cristo que es la Iglesia. El vínculo que Dios establece en el Bautismo es indisoluble. El Santo Bautismo se administra propiamente dentro de la Eucaristía, que es el rito principal de los domingos u otras fiestas.  En la tradición Anglicana nuestra común unión como cristianos en la Iglesia está fundada en nuestra  iniciación en Cristo por el bautismo y la confesión de la fe bautismal. Mantiene unidos a Cristo, los cristianos y a la Iglesia en un vínculo indivisible.
3.     Nutrir a los nuevos creyentes: Aquí está una de las formas como crecen nuestra congregaciones. Nuestro seguimiento a los jóvenes que son confirmados, es importante. Todo esto toma tiempo y esfuerzo pero si se planifica se puede hacer.  La Escuela Dominical y las instancias de Educación Cristiana para adultos y jóvenes no son una opción, sino una obligación en toda congregación.

Les exhorto para que podamos fortalecer nuestras Escuelas Dominicales, a dar seguimiento a un ministerio con los Jóvenes, y acompañar a mujeres y hombres a través de los grupos de estudio y oración. Les recuerdo que las instancias regionales pueden ayudarnos en estas tareas.


Les exhorto para que unamos nuestro esfuerzo para llega a ser una Iglesia con forma de Misión donde haya Educación Cristiana a todo nivel, que  haya empoderamiento espiritual; y renovación espiritual a todo nivel y que haya personas interesadas en ser líderes de grupos de estudio bíblico y oración en las congregaciones. Nuestra tarea no es solo la liturgia de los domingos pero la tarea es preparar y equipar a los creyentes para la Obra de la Misión.  Sólo cuando se realice la tarea se revelará el poder del Espíritu.

Es exhorto para que en este tiempo hagamos intercesión
Les invito a celebrar que el poder del Espíritu Santo está en nuestras congregaciones, como un recurso indispensable para la transformación de la Misión de la Iglesia.
Les invito a reflexionar sobre la Unidad en la Iglesia y qué papel juega la Trinidad para alcanzarla.
Les invito a identificar y realizar una acción concreta para capacitar al liderazgo  de la congregación sobre los dones del Espíritu Santo.

Santísima Trinidad: +Dios Padre que estás para nosotros, Dios Hijo que estás con nosotros, Dios Espíritu Santo que estás en nosotros, acompáñanos y guíanos en esta jornada para que la temporada más larga del año litúrgico sea para manifestar tu honra y tu gloria.  AMEN.