BIENVENIDO!!!

La Iglesia Episcopal Diócesis de Panamá le da la bienvenida a su blog. Aquí podrá enterarse de los últimos acontecimientos que suceden a nivel nacional e internacional. Tenemos artículos que contienen archivos que pueden ser descargados y utilizados para su reproducción. Esperamos que disfrute este pequeños espacio. Dios lo Bendiga.

viernes, 27 de septiembre de 2013

78 ANGLICANOS MUEREN EN ATENTADO QUE REIVINDICAN TALIBANES



La comunidad cristiana de Pakistán se tambalea después de que al menos 78 personas fallecieran y 120 resultaran heridas, en un doble ataque suicida con explosivos afuera de una iglesia en Peshawar –un asalto mortal sin precedente contra una de las minorías del país.

Los testigos dijeron que escucharon las explosiones, después que dos personas caminaran afuera de la iglesia en el distrito de Kohati. Un ágape gratis fue servido a la congregación en el césped. La policía dijo posteriormente que había descubierto los restos de dos atacantes suicidas que detonaron sus bombas al acercarse a la multitud.

Imágenes televisivas mostraron daños generalizados y miembros ensangrentados de la congregación quienes fueron auxiliados por ambulancias. Los funcionarios dijeron que había cientos de personas en la iglesia el domingo por la mañana. Restos de arroz y páginas de la Biblia llenaban la escena.

"Gracias a Dios que esto sucedió después del servicio" dijo a "The Independent" Samuel Asghar, Arcediano de la Diócesis de Peshawar, explicando que de lo contrario el desastre habría sido mayor. "No recibimos ninguna advertencia. Esto sucedió de repente... Por favor oren por todas las familias y quienes sufren".

El ataque en la "Iglesia de Todos los Santos" sucedió alrededor de las 11:30 Hs del domingo. Dicen que las paredes blancas de la Iglesia Anglicana, que data de 1883, se llenaron con agujeros probablemente causados por los fragmentos de los explosivos.


Mientras que la comunidad cristiana de Pakistán ha sufrido muchos ataques en los últimos años, estos ataques han sido generalmente en los hogares, tras las acusaciones de blasfemia. En 2009, una iglesia y 40 casas fueron incendiadas por una muchedumbre de mil musulmanes en la ciudad de Gojra.

El atentado del domingo sorprendió a muchos por la magnitud de la devastación y fue ampliamente condenado por políticos y líderes comunitarios. Las comunidades cristianas en varias partes del país iniciaron las protestas. En una visita a Cerdeña, Francisco, Obispo de Roma, dirigió a miles de personas en oración especial por las víctimas del ataque.

Nazir John, miembro de la congregación, dijo a Associated Press: "Hubo explosiones, las cuales nos alcanzaron a todos nosotros. Cuando recuperé el conocimiento, sólo encontré humo, polvo, sangre y gente gritando. Vi partes de cuerpos y sangre por todas partes".

Mian Iftikhar Hussain, un antiguo Ministro de información de la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, dijo a los periodistas que el número de víctimas era tan alto que el hospital se estaba quedando sin camas para los heridos y sin ataúdes para los muertos.

El domingo por la tarde se informó que una facción de los talibanes de Pakistán había reivindicado el ataque. Diversos grupos extremistas han sido culpados por anteriores ataques contra la comunidad cristiana de Pakistán, que representa alrededor del 1.5 por ciento de la población.

El ataque llega cuando el primer ministro, Nawaz Sharif, está tratando de abrir el camino para las conversaciones con los talibanes de Pakistán como parte de un amplio acuerdo de paz. El sábado, un ex líder de los talibanes afganos fue liberado de la custodia paquistaní como parte del intento de ayudar en el proceso de paz en Pakistán.

Todos los principales partidos políticos aprobaron el llamado del Sr. Sharif para las negociaciones a principios de este mes. Pero los talibanes han dicho que el gobierno debe liberar a los presos y sacar las tropas de la región noroccidental que sirve como su santuario antes de que inicien las discusiones.

Frente a las acusaciones de que se equivoca al negociar, el Sr. Sharif condenó el ataque del domingo, diciendo: "los terroristas no tienen ninguna religión y las enseñanzas dirigidas a personas inocentes están en contra del Islam y de todas las religiones".

viernes, 20 de septiembre de 2013

160 años de Misión en Panamá

Un camino que aún continúa


El Reloj marcaba las 8:00 de la mañana del domingo 15 de septiembre del presente año, cuando representantes de las diferentes congregaciones de la Iglesia Episcopal de Panamá, se formaban para dar inicio al desfile por las calles de Río Abajo/Parque Lefebre. Empezando de esta forma lo que seria la celebración de los 160 años de Misión en el istmo, la caravana estuvo conformada por las diferentes misiones, Iglesias y Parroquias de la diócesis, así como por los colegios y el Hogar de Niñas de la Capital.

La caminata fue encabezada por el Obispo Julio Murray Th. Junto a los reverendos y diáconos de la iglesia, los mismos fueron precedidos por acólitos de diferentes partes del país. Fue una caminata en la cual cada congregación presentó su estandarte o banner alusivo al evento.

Después del desfile, el grupo de personas arribó al Auditorio Obispo Clarence Hayes del Colegio Episcopal San Cristóbal donde se dio inicio a la celebración de La Santa Eucaristía que fue innovadora y bastante diferente. Cada congregación de la Diócesis estuvo representada con sus respectivos Acólitos, coro y músicos; todos fueron representando a sus diferentes comunidades, trabajando como un solo cuerpo.

El oficio empezó con la entrada de un grupo de jóvenes empolleradas pertenecientes al conjunto típico del colegio Episcopal San Cristóbal, quienes abrieron paso para la entrada del clero, mientras sonaban las notas del himno procesional.

Inmediatamente después de la entrada del Clero junto al Obispo, se dio la lectura “invocación y recordatorio de nuestros antepasados”, la cual fue leída por representantes de cada una de las regiones de la Diócesis. Este fue el preámbulo a la Celebración de la Santa Eucaristía. Al momento del sermón el Obispo hablo sobre el mensaje del evangelio el cual nos invita a salir de dos en dos y cumplir con la misión que se nos da, mostrando de esta forma el ejemplo que nos da Jesucristo, el cual es el modelo de trabajar en equipo, apoyándonos unos a otros.

“Somos una Iglesia en donde se celebra la diversidad, en donde nos une el amor de Dios, sin importar de donde se provenga. Porque hoy en día la Iglesia Episcopal es la iglesia de los campesinos, los indígenas, negros, blancos, hombres, mujeres, jóvenes y adultos.” Obispo Julio Murray

Al finalizar la celebración se agradeció a toda la familia Episcopal, por el gran trabajo realizado para llevar a cabo este magno evento, hombres, mujeres, jóvenes, niños y adultos mayores quienes colocaron todo su empeño en pro de esta celebración.


La historia de la Iglesia Episcopal en Panamá inicia alrededor del año 1850; la misma empezó como una iglesia de capellanía,  la cual estuvo presente en tres momentos muy importantes en la historia panameña. Estos fueron: la construcción del ferrocarril transístmico (1850-1855) que es el primero en atravesar el continente americano; el florecimiento de la actividad agrícola en Bocas del Toro (1850) y la Construcción del Canal de Panamá (1880-1898 y 1904-1914); al finalizar estas obras se estableció un distrito misionero en el istmo y de esta forma paso a ser una capellanía a una iglesia misionera.

La Iglesia Episcopal se fue expandiendo poco a poco a lo largo del istmo, llevando la palabra de Nuestro Señor a nuevos lugares, con la determinación de cumplir con la misión que se le había encomendado. Hace ya 160 años de que se inició con el caminar, un caminar que aún continua, pues la     misión no termina.


Después de esto, designó el Señor a otros 72, y los envió de dos en dos delante de sí, a todas las ciudades y sitios a donde él había de ir.
Y les dijo: «La mies es mucha, y los obreros pocos. Rogad, pues, al Dueño de la mies que envíe obreros a su mies.
Id; mirad que os envío como corderos en medio de lobos.
No llevéis bolsa, ni alforja, ni sandalias. Y no saludéis a nadie en el camino.

En la casa en que entréis, decid primero: "Paz a esta casa." Lucas 10:1-5